El atleta gana premios como resultado de sus disciplinas personales. Lo mismo es cierto para el Cristiano que se  esfuerza por mantener una vida de Oración