Hay libertad cuando adoramos a Jesús y compartimos con amistades que Dios nos regala. ¡Jóvenes de todas las edades son bienvenidos!