Cuando oramos estamos reconociendo que el Señor es nuestro padre celestial y que somos sus hijos. ¡Todos son bienvenidos!