Unámonos a nuestros niños mientras ellos adoran y crecen en su caminar con Dios.